Para chuparse los dedos

Cuánta belleza contenida
en tan exquisito envase.

Vianda celestial
que armonizas mis sentidos
y trasciendes la perfección,

eres el maná
que el creador de la vida
se ha permitido preparar,

              te sazonó
con sensualidad y furor;

y un poco de polvo de estrellas,
que reluces
como los más bellos lunares,

hasta los ángeles
tiene recelo de tu presencia,

inefable sustento
que alimenta mi alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s