Histrión

Me abandonaron las ganas,
corrieron tras las tuyas,

esas que alguna vez
pensé que serían nuestras.

Nunca fui figura principal
en la zarzuela
de la cotidianidad,

hace tiempo
que abandoné mi rol secundario:
no se me da ser actor de reparto.

Lo mío es el monólogo
de la vacuidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s