Make tea not war

Eras mi té favorito
sin embargo tú siempre
querías pelear.

La calma se encuentra
en el fondo de una botella
lo creí por años,

sólo bastó conocerte
para reventar mil paradigmas.

Las niñas bien portadas
son siempre buenas,

–qué blasfemia–
nunca lo son…

Me vertí entero
pensando que eso querías;

–maldito pusilánime–

tú buscabas mi lado B
donde sólo hay cinismo
y nada de inhibición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s