Conjuro de octubre

Converjamos
hasta que en el vértice
de tus labios

la única melodía
que resuene
sea la de mi ocarina.

Me exorciza
lo excelso de tu presencia,

las lunas que emergen
por tu horizonte,
la succión
de tu sonrisa transpuesta

y sobre todo
el espectáculo de tu retirada.

Me encantan
tus cortesanas formas
cuando rendimos homenaje
a Da Vinci,

alborozarte hasta que risas
y gemidos se unan
en un canto de tregua

mientras me empacho
de tus manjares
tras sublimar tus instintos:

–en el más bello hechizo
que se haya conjurado jamás–.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s