Remembranzas

Mi primer poema
fue un suspiro.

Hay días que echo de menos
ese reflejo de antaño,
aquél donde mi destino encubó.

Cuando conocer de historia
forjaba un futuro certero
y no temerle
a la irracionalidad de los números
era mi súper poder.

Mas hay días
que sólo encuentro
este semblante que erosionó
el rugir de la vida.

Cicatrices de la intolerancia
del obtuso
que descalificaba lo distinto
y con violencia imponía
sus cánones prefabricados.

Sin embargo
me aferro a aquellos días
del génesis de mi ternura,
esos que son el armazón
               de esta voz,
de una vida sin relato.

Inextinguible recordatorio
de que se pueden olvidar las letras,
dejar a la zaga algunos textos;
pero los sentimientos
                     siempre perduran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s