El pacto

Tras 729 días,
y unas cuantas horas,
del mejor momento que podría anhelar,
establecí un pacto:

                dejar de remover mis entrañas,
y nunca mas
           tornar a la evocación
                 de ese cinco de febrero,

dimitir al único momento donde fui feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s