Por una moneda

Y ahora que las penas
me brotan a destajo,
en este domingo imperecedero,
como mi perra suerte.

Tras entablarse mis lágrimas,
zurumbático me deslizo
entre callejones y dramas.

Zascandil en la penumbra,
me embriago
con momentos pasados,
de esos que arrinconan el alma.

Me agrieto más a cada paso,
escoltado por este chipichipi,
que me empapa las entrañas.

Entre llantos de sirenas,
supuro nostalgia,
de esa a la que te aferras
en las noches de luna llena.

Taciturno e iracundo,
sin sigilo me devasto
y tras la ruina, aún, me yergo.

Tan crapuloso, me concibo,
que subasto
mi castidad y cinismo,
por tan solo una moneda.

Poema de Cuasipoemas sin sentido (TCL, 2016)
portada
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s