De vuelta al camino

Corazón sedentario,
      animal de costumbres,
                presa de tu sonrisa.

Mente nómada,
    ilusión itinerante,
al acecho de tus muecas.

Un suspiro contenido
              con el que alimento
                                              el alma.

Pureza y sencillez,
    invitándome a reiniciar
                      mis esperanzas.

Sin tinta,
    ni atavismos,
con mi vieja realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s