Edicto prohibido

Ya que los besos
que no pude robarte
se convirtieron en versos.

-Por favor, insista-
Insistí e insistí
y lo volví hacer,
hasta que algo se desgarró en mí.

Porque la proclama
nunca fue dirigida
para este bardo soñador.

Anuncios

Un pensamiento en “Edicto prohibido

  1. Pingback: Eric Urias: “Ella es mi inspiración, en un momento me posee y una voz profunda dicta los versos” | Lecturafilia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s