Oscilando en la esperanza

Éramos formas distintas de balancearse
Salvador Romero

Juntos fuimos hasta el invernadero,
lo preferimos de entre una multitud,
(con pasión e ilusión)
lo alojamos en el medio del vergel.

Fueron tantos los buenos momentos
(tan repletos de matiz),
que sería imposible
otorgales una jerarquía.

Mas siempre se destacan
las tardes, interminables,
en que nos mecíamos en él
(mientras me enlazaba a tu sonrisa).

Después de tu partida,
los días se tornaron en un sólido gris
y en mi faz se alojó un mohín.

Una pálida mañana,
di tres pasos para alcanzar su sombra,
y me columpié por última vez…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s