Doncel sedicioso

Ojos color sangre,
corazón en la garganta.

Estático ante la indolencia de la vida,
lo lejano de la muerte,
lo avasallador
del runrún de mi pecho.

Sin rastros de cordura,
mi piel como desierto,
imagen
de una virtud prescriptiva.

Sin armadura
y con un cayado,
me bamboleo por
la senda de la infelicidad.

No por elección,
sino por condición nata,
con esta soledad
enraizada a mi tuétano.

Latido a latido,
me ahogo en este
mar de falsos recuerdos.

Espejismo (cruel)
del día que seré feliz.

Anuncios

2 pensamientos en “Doncel sedicioso

  1. Posees una poesía intimista que se desgrana nostàlgica y dulce al leer.
    Una poesía de sombras y alma donde todo se hace màgia. Abrazos poéticos compañero.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s