La caja

Un corcel blanco,
uno negro,
girando
al compás de la melodía,
hechizaba
a todo aquel
que la abriera.

Siempre que la necesité
me brindó sus notas,
me acompañó
en mis cavilaciones
y tribulaciones.

Por un lado,
el cauto albino,
me susurró
pros y contras.

Por su parte,
el brioso azabache
me impulsó a anteponer
mis sentimientos.

Invariablemente,
cuando recurría a ella,
se desataba una batalla.

La danza
entre los potros,
me llevaba
de la luz a la oscuridad,
para finalmente
quedar en alguna
tonalidad grisácea.

Una madrugada,
la balanza
se inclinó hacia un lado,
me impulso
a quebrantar la dualidad.

─Deshazte del palomo─
oí en la penumbra,
sin dudarlo, así lo hice
y, al momento,
la música
dejo de sonar.

Poema de Cuasipoemas para una reunión bizarra (Luhu, 2015)

Cuasipoemas para una reunión bizarra

Anuncios

2 pensamientos en “La caja

  1. Mi interpretación del poema es que hablas de la conciencia, un baile entre nuestros instintos maldados y nuestra bondad. Cuando una de las dos gana se pierde el equilibrio y algo se hecha a perder. Quizá he divagado demasiado y no tiene nada que ver. ¿Me lo aclararía el autor, por favor?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s