Ese nombre

Me persigue ese nombre,
mi padre,
un hermano,
un amigo,
un tío lejano,
un vecino,
un compañero de labor,
uno de estudios,
un conocido
y él, el afortunado compañero de ella;
todos lo ostentan.

Desde que me enteré
cuál era su nombre,
me cuesta trabajo
pronunciarlo,
tan solo me refiero a él como “él.”

Pronto, tendré que desprenderme del miedo
a decir su nombre en voz alta,
porque inevitablemente,
un día ella me lo presentara
y en ese momento
tendré que pronunciarlo,
acompañado de “un placer conocerte…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s