Tras la tormenta

En un martes cualquiera,
de camino hacia
mi segundo trabajo,
las nubes amenazan tormenta.

Esperando que el tránsito,
me permita llegar a tiempo,
avanzo entre la lluvia
y a unos metros te percibo,
en el guardafangos de una camioneta.

Me lanzo a la tormenta
tras tus labios de sirena,
con el cuerpo a la deriva
y mis sueños como vela.

Y después de mucho navegar,
consigo vislumbrar
el esbozo de tus crestas.

Con tus ojos como faros,
alcanzo a encallar
en la orilla de tus piernas.

Me atrevo a imaginar
tus caderas como sendas,
que conducen sin dudar
al edén en esta tierra.

Alevosía dejarme soñar,
cuando tú no pretendías
sacarme de esta penumbra
y mucho menos de mi miseria.

Tendría que haberlo sabido
desde un principio;
al fin y al cabo
tan solo eras una sirena.

Poema de Cuasipoemas para una reunión bizarra (Luhu, 2015)

Cuasipoemas para una reunión bizarra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s